Soledad Pastorutti se sensibilizó al cantar con una participante de La Voz Argentina: “Me vi a mí hace unos años”

Ultima jornada de audiciones a ciegas en La Voz Argentina, era noche garantizada para las grandes emociones y definiciones segundo a segundo. El jurado integrado por Ricardo Montaner, Soledad Pastorutti, Mau y Ricky y Lali Espósito tenía la oportunidad final para completar sus equipos y, tanto ellos como los participantes, dieron todo para cerrar la primera etapa en el exitoso reality que se emite por Telefe.

En ese panorama, La Sole completó su team con Johana Vera, una joven de 18 años oriunda de Las Lajitas, provincia de Salta. Durante la presentación, la adolescente contó de sus inicios en la música junto a su hermano dos años menor, en el que la guitarra era un juego que se volvió pasión. “Empezamos solitos, todo de oído. Formamos un dúo que llamamos Sol y Luna por el complemento que hacemos”, explicó la participante. Y agregó que se anotó en el programa “porque siempre fue un sueño para mí llegar a otras personas con mi voz”.

Con su guitarra a cuestas y look a tono, la joven interpretó “Tocando al frente”, original de los brasileños Renato Teixeira y Almir Sater y tema habitual del repertorio de la cantante oriunda de Arequito. Y la emoción se le veía en el rostro, ya que cantaba para adentro y viajaba en el tiempo. Tan ensimismada estaba en sus recuerdos, que casi se olvida de oprimir el botón de aprobación que tocó casi al finalizar la performance.

En ese mismo acto, Sole completó su equipo ya que fue la única de los jurados en darse vuelta. Enseguida, los ojos de Johana se llenaron de lágrimas y no sabía que su emoción recién estaba empezando. “Estoy contentísima”, alcanzó a decir hasta que la emoción le permitió hablar. Pastorutti se acercó al escenario para chocar los puños con su flamante incorporación y preguntarle por qué había elegido la canción. “Me encanta. La escuché por vos y la verdad que me mató, transmite muchas cosas. Por eso la elegí”, respondió la participante. “¿Cantamos un poquito juntas? ¿Te animás?”, la invitó la jurado. Y la joven aceptó con una cara que decía mitad no lo puedo creer, mitad cómo no voy a aceptar.

Arrancó La Sole la primera estrofa, y luego le dio pie a Johana, que la siguió con su guitarra y la voz firme a pesar de la emoción. La ovación llegó desde el jurado, y desde el backstage, donde se fundió en un abrazo conmovedor con su padre. “¿Caíste en lo que pasó?”, preguntó el conductor, Marley. “La verdad que al último recién pude despertarme del sueño”, admitió la participante.

“El sueño de la piba fuerte, Sole”, resumió Lali cuando la intérprete de “A don Ata” regresó a su silla y contó por qué había tardado tanto en darse vuelta. “Notaba que esa emoción hacía que su voz vibrase mucho más de lo que debería. Pero esa canción me puede y, de alguna manera, me llegó eso que estaba sintiendo ella. Hasta último momento dudé hasta que dije: ‘No puedo, no puedo’. Y apreté el botón”, afirmó la cantante que saltó a la fama cuando era un adolescente en el escenario de Cosquín hace 25 años.

“Es un orgullo, un mimo al alma que venga alguien a cantar algo de tu repertorio y que lo haga con tanto cariño y tanta pasión”, agregó la Sole. Y admitió que todos esos recuerdos le pasaron por la cabeza mientras escuchaba la audición: “Cerrar el equipo con ella es como hacerlo con un moño. Una mujer joven, con su guitarra, desde Salta, venir a cantar folklore. Me vi a mí muchos años atrás”, cerró la artista, que ya se había dado el gusto de cantar con otro participante recién comenzado el certamen

Que te pareció?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
A %d blogueros les gusta esto: