Sergio Berni le disparó a la Justicia: “De cada diez que detenemos, nueve quedan en libertad”

Sergio Berni, ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, aseguró que la pandemia de coronavirus trajo al arrastre de una crisis económica una posterior secuela en la crisis social: «Estamos ante una situación muy delicada».

En declaraciones al canal América 2, Berni analizó cómo está la provincia en cuanto a la inseguridad, y dijo que se están viendo delincuentes «sin antecedentes», como consecuencia de la pandemia. «No solamente empiezan aparecer aquellos que no tienen antecedentes delictuales, sino que empieza a haber una baja de la edad y delitos que están totalmente desorganizados. Comienzan a aparecer estas características totalmente aparejadas a la pandemia», detalló.

Además, contó que en las cárceles bonaerenses hay «una superpoblación récord en la historia». «Tenemos más de 5.000 presos que hay que destinarles 4.000 efectivos con todo lo que eso significa, con la presencia del COVID-19. Es una logística muy grande, por eso la importancia que en esta semana comenzó a sumarse las fuerzas federales», contó.

Berni disparó contra el Poder Judicial al decir que «de las 60 mil detenciones que hizo la policía, han quedado presos 6000. «Tenemos una Justicia que de cada 10 que detenemos, 9 quedan en libertad. Antes, el 80% de los detenidos tenían antecedentes, hoy ese número está bajando», explicó.

«Si vamos a los números claros y la foto de hoy, esta pandemia ha significado una baja muy significativa de todos los delitos», siguió. «Hace 60 días esa baja tocó un piso y comenzó a incrementarse. Hasta los años 90′, el delito estaba muy ligado a la pobreza y la falta de empleo. A partir de allí, todos los trabajos científicos que tienen que ver con el origen del delito, no hay ninguna duda de que la desigualdad es el mayor elemento por el cual crece», estimó Berni.

Analizó que después de que salgamos de esta pandemia «vamos a tener casi un 60% de nuestros niños por debajo del nivel de la pobreza, y es una situación que se va a poner muy delicada». «La seguridad no se construye solamente con policías. La Policía es un eslabón de una cadena de responsabilidades. Si vamos a analizar la situación de la policía, está claro que estamos en una capacidad muy disminuida a años anteriores. Cuantitativamente está disminuida», continuó.

Por último, dijo que el desafío post-pandemia será «generar trabajo y condiciones de seguridad». «En el tema del narcotráfico estamos igual, pero en el tema de la droga estamos peor. Son dos cosas distintas. Tenemos un contacto más precoz de los niños con la droga, cuanto más joven un chico tiene acceso a la droga, muchas más dependencia genera después y mucho más difícil su recuperación después. Tenemos que generar concientización. La lucha contra la droga, no con el narcotráfico, contra la droga, fundamentalmente con el compromiso de las campañas de concientización. Estamos muchísimo peor con las drogas lícitas: el primero es el alcohol, la segunda es el tabaco y la tercera los psicofármacos», concluyó.