¿Se puso un diez? El balance de Mauricio Macri a dos años de su asunción

Publicó un mensaje en Facebook y analizó su gestión.

Pasaron 731 días desde que Mauricio Macri, pese a la ausencia de Cristina Fernández de Kirchner en el traspaso de mando, asumió la presidencia de la Nación. Fueron 24 meses de altos y bajos, que incluyeron fuertes ajustes tarifarios, lanzamientos crediticios y complicados grises que tuvo y todavía tiene que sortear, como la muerte de Santiago Maldonado y el todavía desaparecido submarino ARA San Juan.

En su balance, el presidente evitó las menciones específicas a los hechos y decisiones que marcaron sus primeros dos años de administración. Apeló, una vez más, al esfuerzo como eje central de su discurso y a la idea del cambio, base fundancional de su campaña electoral. A continuación, el mensaje completo que compartió el mandatario en sus redes sociales.

El autobalance de Macri a dos años de haber asumido

  • “Sobre mi escritorio está la foto que me sacaron con la banda presidencial el diez de diciembre de 2015, apenas un rato después de asumir. En esa imagen estoy sonriente, tranquilo feliz”.
  • “Entendía en ese momento, creo que todos lo hacíamos, que no iba a ser fácil la tarea que teníamos por delante. Pero estaba sereno. Tenía la confianza de los que saben que no están solos. Sentía que esa aventura fenomenal que íbamos a emprender iba a ser posible si permanecíamos juntos, empujando en la misma dirección, con la perseverancia que requieren en la vida los cambios realmente importantes. Y siempre estuvimos juntos”.
  • “Dos años después de aquella foto, tengo mi corazón ocupado por la gratitud inmensa que merecen todos los argentinos. Nunca dejé de visitar a las familias de todo el país para escuchar de manera directa y en sus propias palabras las cosas que piensan y sienten”.
  • “Aprecio tanto ese contacto, que si hoy fuera posible, iría a saludarlos y a agradecer a cada uno. Iría casa por casa a escuchar lo que tienen para decime; valoraría a los que apoyan el cambio, comprendería a los que están enojados, a los que creen, a los que están angustiados. Les contaría mi parte”.
  • “Sé que estamos subiendo por un camino empinado. Sabemos, como desde el primer día, que es difícil. Pero lo que hicimos hasta acá es extraordinario. Dejamos atrás el pasado, nos permitimos tener esperanza; comprobamos que es posible cambiar”.

Por último, el mandatario se despidió con un mensaje optimista de cara a los dos años que todavía quedan de su gestión: “Quiero abrazarlos y decirles: ¡Vamos, sigamos adelante porque lo que nos espera es espectacular! Gracias argentinos. Gracias. ¡No aflojemos!”.

A %d blogueros les gusta esto: