Refuerzan la búsqueda del submarino y ahora no descartan ninguna hipótesis

La nave ARA “San Juan”, con 44 tripulantes a bordo, permanece fuera de contacto con las autoridades navales desde hace más de tres días.

Más de una docena de buques y varios aviones de distintos países -incluido un navío polar de Gran Bretaña- buscaron ayer en el Atlántico Sur frente a las costas argentinas al submarino ARA “San Juan”, que desapareció con 44 tripulantes el miércoles pasado, y la Armada no descarta ninguna hipótesis sobre su destino.

 

El submarino -con 44 tripulantes a bordo- permanece fuera de contacto con las autoridades navales hace más de tres días tras partir el lunes del puerto de Ushuaia en dirección a su base, en Mar del Plata. La Armada Argentina explicó que la búsqueda se está llevando a cabo a la altura del Golfo San Jorge, algo más al sur de la Península de Valdés, a unas 430 millas desde la costa. El operativo de búsqueda y rescate (SAR por su sigla en inglés) enfrenta olas de más de seis metros y fuertes vientos en el área de búsqueda.

 

El vocero de la Armada no descartó ayer por la mañana ninguna hipótesis sobre el destino del submarino y señaló que la fuerza aceptó la colaboración de distintos países, entre ellos el Reino Unido, que envió a la zona al buque polar “Protector”. La Armada Argentina informó ayer que se encuentran en el área de búsqueda o en tránsito hacia la misma la corbeta ARA “Espora”, el aviso ARA “Puerto Argentino”, la corbeta ARA “Spiro”, la corbeta ARA “Robinson”, la corbeta ARA “Rosales”, la corbeta ARA “Drummond”, el destructor ARA “Sarandí”, el destructor ARA “La Argentina”, el buque logístico ARA “Patagonia”, el transporte ARA “Bahía San Blas”, el buque oceanográfico ARA “Puerto Deseado” y el buque oceanográfico ARA “Austral”. Además continúan los vuelos de exploración de aeronaves de la Aviación Naval, así como de un avión KC-130 Hércules de la Fuerza Aérea y de un P-3 Orion de la Nasa, mientras que hoy a la tarde también arribará a la Base Aeronaval “Almirante Zar”, de Trelew, un avión de patrulla marítima Boeing P-8 Poseidón de la Marina norteamericana. La Armada uruguaya dispuso que una aeronave Beechcraft Super King Air 200 se sume también a la búsqueda.

 

La flota científica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) comenzó a participar ayer en la búsqueda del submarino ARA “San Juan”, junto al equipo de rescate, con equipamiento de última tecnología. Aviones de cinco países se sumaron a la búsqueda del submarino argentino. Se trata de Chile, Uruguay, Brasil, Estados Unidos y Gran Bretaña, según información del vocero naval Oscar Filippi desde la base marplatense. En la búsqueda participan una aeronave “Tracker” de la Base Aeronaval “Comandante Espora” y otra de la escuadrilla de vigilancia marítima B-200 de la base de Punta Indio, que efectúan vuelos desde la tarde del jueves. Por su parte, la Prefectura Naval Argentina sumó al guardacostas “Tango”, equipado para rescates subacuáticos, y su avión de patrulla marítima para búsqueda y rescate PA-22 está listo para despegar en el momento que se le asigne el área de rastrillaje.

 

El vocero de la Armada Argentina Enrique Balbi dijo ayer sobre la búsqueda por agua y aire: “Aproximadamente la mitad del área fue rastrillada y que en esta etapa no descartamos ninguna hipótesis, aunque interpretamos que está en superficie”. “Estamos coordinando para aceptar ayuda de diferentes equipos porque al haber pasado a la fase SAR, de búsqueda y rescate, ahora no podemos descartar ninguna hipótesis. Debemos tener todos los medios navales a disposición y esfuerzo en el área de operaciones”, aseguró el vocero, que explicó que “esto se debe al paso del tiempo”. “

 

Hay un tiempo de cada fase, estamos cumpliendo el protocolo”, añadió, y advirtió que la búsqueda se ve dificultada por el mal clima que incluye “fuertes vientos y olas de hasta 6 metros de altura”. Con respecto a las hipótesis que se manejan sobre la desaparición del submarino construido en Alemania, que sirve a Argentina desde 1985, Balbi dijo que “puede ser un problema de comunicación” o también de “alimentación”, aunque no descartó la posibilidad de que haya sufrido “un black out de baterías” y que pueda estar en superficie.

A %d blogueros les gusta esto: