Otro pedido para que lleguen las inversiones: «Solos no podemos»

Mauricio Macri completó su segunda y última aparición en cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que finaliza este miércoles en Buenos Aires.

La máxima obsesión del mandatario es la negociación paralelapara cerrar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea, que supervisa al mismo tiempo que la marcha del paquete de leyes que el Ejecutivo envió al Congreso para tratar en extraordinarias.

El Presidente llegó temprano -pasadas las 8.30- a la Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner para inaugurar el primer foro de negocios que se organiza en el marco de la reunión de la OMC, una iniciativa que empujó el Gobierno en su carácter de anfitrión. Antes, el domingo había inaugurado la cumbre en el centro de exposiciones. El lunes, en cambio, prefirió recluirse en Olivos donde recibió al empresario chino Jack Ma y al ministro de Comercio chino.

El imponente auditorio no estaba completo, a pesar de que habían confirmado su presencia 1.500 invitados para una sala con capacidad para 1.300 personas. No abundaban funcionarios argentinos. Apenas se distinguía al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne; al de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere; al canciller Jorge Faurie y al anfitrión, el titular del Sistema federal de Medios, Hernán Lombardi. El resto del público eran empresarios y enviados de los 164 países que participan de esta cumbre.

En la primera fila podía verse al CEO de Alibaba, el magnate chino Jack Ma que el lunes fue recibido por tercera vez en el año por el Presidente, y su análogo argentino, Marcos Galperín, propietario de Mercado Libre y objeto de una interna dentro del Gobierno. Es que algunos lo ven como el empresarios a imagen y semejanza del emprendedurismo que predica Macri y otros, como Alberto Abad, reclaman una sideral deuda impositiva.

Ambos, Jack Ma y Galperín, serían dos de los oradores estelares del foro, que por la tarde cerrará la ex ministra de Relaciones Exteriores Susana Malcorra y Paola Rocca, titular de Techint. El ex ministro de Carlos Menem y actual titular del Grupo Uno José Luis Manzano también era parte del público empresario, al igual que el titular del grupo IRSA Eduardo Elsztain -un hombre resistido por Elisa Carrió- y los directivos de MasterCard. También fueron de la partida el titular de FIAT, Cristiano Rattazzi; el titular de la Bolsa, Adelmo Gabbi; y el de la COPAL, Daniel Funes de Rioja. Entre los diplomáticos, sobresalía Cecilia Malmström, la comisaria europea, un personaje clave en la negociación con Europa que se disgustó por la objeción inicial del Gobierno a varias ONG.

Sentado en uno de los tres sillones de un escenario minimalista, el Presidente escuchó junto al ministro de Producción Francisco Cabrera los elogios en inglés del director general de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo.

Los discursos de Azevedo y el de Macri se distinguieron poco;casi nada: loas a Internet, al valor de trabajar en equipo y a la apertura comercial.

Macri, a su turno, rompió el hielo con una broma dirigida al titular de Alibaba, al que supo definir como un “hombre sabio”. “Espero que se hayan empezado a enamorar de la Argentina, como ya le ha pasado a Jack Ma que ya vino tres veces y no sólo su esposa sino su madre sospecha que tiene una novia en la Argentina”, bromeó el jefe de Estado. Macri, que habló en español los seis minutos que duró su alocución, pretende que Alibaba sea el principal canal de ventas minoristas -de alimentos y de productos con valor agregado- en China.

El Presidente convocó a la unidad entre el sector público y el sector privado y entre naciones. “Con buenos socios va a ser más fácil enfrentar los problemas, construyendo consensos sólidos vamos a estar frente a los desafíos del siglo XXI: reducir la pobreza -que es la prioridad de mi Gobierno- y fomentar empleo formal. No hay que tenerle miedo al cambio”, sostuvo.

Macri, consciente de su auditorio, les habló a los empresarios y potenciales inversores. “Solos no podemos”, dijo. Se refería al sector público y privado: un pedido para que de una vez lluevan las inversiones.

El Presidente hizo una defensa de la impronta gradualista de su administración. “Sabemos de los reparos que puede generar la apertura comercial. Venimos de un país que viene aislado de muchas décadas, por eso elegimos el camino del gradualismocon el diálogo como método; para reformar todo lo que se quiera mejorar”, añadió.

Antes de partir al presentar el Plan de Derechos Humanos en el Museo Casa Rosada, el Presidente -que tras la salida de Malcorra, solo tiene a dos ministras, Carolina Stanley y Patricia Bullrich, en las 22 Carteras de su Gabinete- reclamó la inclusión de las mujeres en la economía.

“Tenemos que seguir trabajando para que las mujeres puedan acceder a las mismas oportunidades que los hombres; no hay crecimiento si no se incluye a la mitad de la población. Estamos en un momento de transición, todo esto lo tenemos que realizar juntos», argumentó el Presidente.

Por último, Macri, al igual que Francisco Cabrera un rato después, subrayó el valor de las pymes como gran motor del empleo privado. «Es necesario que busquemos de integrarlas a la cadena de valor regionales y globales, fomentar su participación internacional», aseguró el Presidente, antes de retirarse del un auditorio.

Los claros entre el público no lo desanimaron y se refirió a esta cumbre como “un hecho histórico”.

Una vez que el Presidente abandonó el CCK, el ministro de Producción también intentó vender las virtudes del Gobierno a los empresarios. “Los principios que guían esta transformación son el gradualismo, el diálogo y en el centro a las pymes”, dijo Cabrera.

También entregó un resumido informe lapidario sobre la “herencia recibida”. “Nos quisimos aislar del mundo y los resultados fueron evidentes: más de 30% de la población debajo de la línea de la pobreza?, problemas de competitividad en nuestro entramado productivo y debilidad de nuestras instituciones”, dijo.

El funcionario, que sobrevivió a las rispideces con Mario Quintana y decidió no recurrir a la OMC para que Estados Unidos revise los aranceles al biodiésel argentino, enumeró las tres prioridades del Gobierno para llevar a la agenda multilateral: la agroindustria y la alimentación, el desarrollo de las pymes y el comercio electrónico. “La Argentina decidió cambiar e incorporarse de manera inteligente al mundo”, concluyó el ministro.

El fundador del gigante chino de internet Alibaba Group, Jack Ma, participa durante la inauguración de un foro empresarial este martes. (EFE)

Los discursos de Azevedo y el de Macri se distinguieron poco;casi nada: loas a Internet, al valor de trabajar en equipo y a la apertura comercial.

Macri, a su turno, rompió el hielo con una broma dirigida al titular de Alibaba, al que supo definir como un “hombre sabio”. “Espero que se hayan empezado a enamorar de la Argentina, como ya le ha pasado a Jack Ma que ya vino tres veces y no sólo su esposa sino su madre sospecha que tiene una novia en la Argentina”, bromeó el jefe de Estado. Macri, que habló en español los seis minutos que duró su alocución, pretende que Alibaba sea el principal canal de ventas minoristas -de alimentos y de productos con valor agregado- en China.

El Presidente convocó a la unidad entre el sector público y el sector privado y entre naciones. “Con buenos socios va a ser más fácil enfrentar los problemas, construyendo consensos sólidos vamos a estar frente a los desafíos del siglo XXI: reducir la pobreza -que es la prioridad de mi Gobierno- y fomentar empleo formal. No hay que tenerle miedo al cambio”, sostuvo.

Macri, consciente de su auditorio, les habló a los empresarios y potenciales inversores. “Solos no podemos”, dijo. Se refería al sector público y privado: un pedido para que de una vez lluevan las inversiones.

El Presidente hizo una defensa de la impronta gradualista de su administración. “Sabemos de los reparos que puede generar la apertura comercial. Venimos de un país que viene aislado de muchas décadas, por eso elegimos el camino del gradualismocon el diálogo como método; para reformar todo lo que se quiera mejorar”, añadió.

Antes de partir al presentar el Plan de Derechos Humanos en el Museo Casa Rosada, el Presidente -que tras la salida de Malcorra, solo tiene a dos ministras, Carolina Stanley y Patricia Bullrich, en las 22 Carteras de su Gabinete- reclamó la inclusión de las mujeres en la economía.

“Tenemos que seguir trabajando para que las mujeres puedan acceder a las mismas oportunidades que los hombres; no hay crecimiento si no se incluye a la mitad de la población. Estamos en un momento de transición, todo esto lo tenemos que realizar juntos», argumentó el Presidente.

Por último, Macri, al igual que Francisco Cabrera un rato después, subrayó el valor de las pymes como gran motor del empleo privado. «Es necesario que busquemos de integrarlas a la cadena de valor regionales y globales, fomentar su participación internacional», aseguró el Presidente, antes de retirarse del un auditorio.

Los claros entre el público no lo desanimaron y se refirió a esta cumbre como “un hecho histórico”.

Una vez que el Presidente abandonó el CCK, el ministro de Producción también intentó vender las virtudes del Gobierno a los empresarios. “Los principios que guían esta transformación son el gradualismo, el diálogo y en el centro a las pymes”, dijo Cabrera.

También entregó un resumido informe lapidario sobre la “herencia recibida”. “Nos quisimos aislar del mundo y los resultados fueron evidentes: más de 30% de la población debajo de la línea de la pobreza?, problemas de competitividad en nuestro entramado productivo y debilidad de nuestras instituciones”, dijo.

El funcionario, que sobrevivió a las rispideces con Mario Quintana y decidió no recurrir a la OMC para que Estados Unidos revise los aranceles al biodiésel argentino, enumeró las tres prioridades del Gobierno para llevar a la agenda multilateral: la agroindustria y la alimentación, el desarrollo de las pymes y el comercio electrónico. “La Argentina decidió cambiar e incorporarse de manera inteligente al mundo”, concluyó el ministro.

Que te pareció?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
A %d blogueros les gusta esto: