Macri admitió que no quiere una final Boca-River

Mauricio Macri prefiere evitar el superclásico en la Libertadores. «Son tres semanas de no dormir. El que pierda va a tardar 20 años en recuperarse», aseguró.


Futbolero, el presidente Mauricio Macri también palpita lo que podría ser una final Boca-River en la Copa Libertadores. Y según lo expresado por el presidente en una entrevista a un programa de FM La Meca de Malanzán, un pueblo de La Rioja, no le gusta nada la idea… «La verdad es que prefiero que gane un brasileño y no tener esa final en la Copa porque son tres semanas sin dormir», arrancó, luego de cargar al conductor por ser hincha de River: «Ya estás nervioso por el partido de esta noche».

Macri le preguntó si prefería esa final o jugar contra Palmeiras. Ante la respuesta del conductor («Quiero esa final», le dijo), Mauricio redobló la apuesta: «¿Sabés lo que son tres semanas de no dormir? Es mucho eh… Es una locura. ¿Vos sabés la presión que va a ser eso? El que pierde va a tardar 20 años en recuperarse. Es una final que se juega mucho. Se juega demasiado. Pero bueno, cada uno tiene su visión… Yo creo que sería mejor que uno de los dos que va a la final sea brasileño. Al que le toque. Pero así no tenemos esa final que nos quedamos de cama todos los hinchas de Boca y de River durante tres semanas».

Sobre su gestión al frente del club xeneize, expresó: «La verdad es que tuvimos la suerte necesaria porque en el fútbol es necesario tener suerte, ¿no? Ganamos 17 torneos en 12 años. Ganamos en Japón, varias Libertadores, Sudamericanas, campeonatos locales… Fue una época muy pero muy linda». Y ahí recordó un hecho reciente: «Justo el otro día vinieron a comer a Olivos varios de los que jugaron en mi época. Estaban los del primer grupo que no habían podido ganar nada, estaban la Tota Fabbri, Pompei… después vinieron Cascini, el Flaco Schiavi, Cagna, Román, Suchard (Ruiz), La Paglia, me estoy olvidando de alguno más seguramente… Chicho Serna, mirá de quién me olvidaba, un 5 de lujo… La verdad que la pasamos bien, nos divertimos un rato, metí un gol tres dedos con pase de Román, lo puse en la galería de mis recuerdos… quién iba a decir que llegando a los 60 iba a tener la suerte de jugar con Román, que me la pase y meter un gol de tres dedos… De ciencia ficción, ¿no? El Chelo Delgado hablando de 3 dedos…

El periodista prefirió evitar hablar del pasado y le recordó el último superclásico. «El presente es distinto. Vienen dulces. Tengo que reconocer que vienen muy dulces», cerró.