Los clubes argentinos pidieron postergar el reinicio de la Copa Libertadores

Mientras el fútbol de los países sudamericanos avanza hacia la reanudación, en Argentina se mantiene el parate. Sin embargo, la decisión de la Conmebol, que estableció el 15 de septiembre como fecha de regreso de la Copa Libertadores, convulsionó a los clubes argentinos.

Boca, River, Defensa y Justicia y Tigre, cuatro de los cinco equipos clasificados al certamen (el otro es Racing) pidieron que sus partidos se posterguen una semana, además de poder comenzar con los entrenamientos el 17 de julio cuando -en principio- se terminará la cuarentena «estricta» en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

«Le mandamos una nota a la Conmebol, por intermedio de la AFA, para que nos autoricen a jugar la Copa una semana después», dijo José Lemme, el presidente del club de Florencio Varela, en declaraciones al diario Clarín.

Por lo pronto, como la situación epidemiológica sigue siendo complicada en el AMBA, que nuclea la mayor cantidad de casos de coronavirus (COVID-19), se mantiene la incertidumbre sobre una fecha de regreso a los entrenamientos.

Mientras tanto, los jugadores continúan entrenando como pueden en sus casas, mientras sus colegas del resto de los países del continente empiezan a sacarles ventaja.