La diputada que le dijo «gato» a Mauricio Macri se defendió: «Las investiduras no son sacrosantas»

Araceli Ferreyra dio declaraciones sobre su interpelación al jefe de Gabinete Marcos Peña

La diputada nacional Araceli Ferreyra defendió haber tratado de «gato» al presidente Mauricio Macri durante la exposición del jefe de Gabinete Marcos Peña en su sexto informe de gestión en la Cámara baja.

«El ex ministro Avelluto, hoy degradado a secretario, planteó el tema de esa relación simbiótica con el presidente hablando de Tom y Jerry. Así que, como todos sabemos que (Mauricio) Macri es gato, diría ‘buenas tardes Jerry'», le dijo ayer Ferreyra a Peña, quien no pudo contener su propia risa, ante la generalizada del recinto. La mención se refería a los personajes animados de «Tom» y «Jerry», el clásico dibujo estadounidense.

Esa broma le hizo poca gracia a la diputada del PRO, Cornelia Schmidt-Liermann, quien reemplazó a Emilio Monzó para presidir la Cámara. La legisladora le pidió respeto a su colega parlamentaria.

Consultada por el inusual tratamiento al presidente Macri y su colaborador, Ferreyra dijo que descree del carácter de «mármol» de los cargos públicos ya que «todos estamos expuestos».

«Las investiduras no son sacrosantas, podemos permitirnos chanzas y humoradas», afirmó la diputada kirchnerista, quien sin embargo se quejó del «ejército de trolls» que en las redes sociales la cuestionó por sus dichos.

«Si mis expresiones causaron molestia o sufrimiento (en los seguidores de Mauricio Macri), les pido disculpas a estos sectores, pero no (me retracto) de haberme dirigido a la investidura presidencial», completó en diálogo con Luis Novaresio, por radio La Red.

Además, Ferreyra justificó el uso de la broma porque «estamos en un nivel de mucha degradación institucional» donde la Cámara de Diputados hace dos meses que «no está funcionando y no tiene sesiones ordinarias mientras el país está en llamas».

«Yo creo que hay un tema demasiado serio, hay que ver si lo pude expresar de mejor manera», matizó la diputada kirchnerista, aunque insistió: «desde el humor se pueden hacer críticas».

El origen de la comparación entre Tom y Jerry se originó en un comentario del secretario de Cultura, Pablo Avelluto, quien en una entrevista periodística había dicho que «pensar a (Mauricio) Macri sin Peña es como pensar a Tom sin Jerry».