Hace 35 años la ciudadanía se acercaba a votar marcando el regreso a la Democracia

En la mañana del 30 de octubre Corrientes vio como desde temprano las escuelas estaban abarrotadas de personas ansiosas por volver a votar. Raúl Alfonsín y José Antonio Romero Feris serían los triunfadores y ese 10 de diciembre iniciaron un camino que no volvió a interrumpirse.

El 23 de septiembre de 1973 los argentinos se acercaron a votar por el futuro presidente entre cuatro opciones y la mayoría se inclinaron por Juan Domingo Perón. Ninguna de esas personas hubieran podido presagiar que iban a tener que esperar 10 años para acercarse a las urnas una vez más.

Es que en la madrugada del 24 de marzo de 1976 se terminó de conformar lo que hasta ese momento era un rumor que venía ganando las calles: las Fuerzas Armadas derrocaron a la presidenta María Estela Martínez de Perón y se hacían cargo de la administración del Estado.

De ahí en adelante pasaron 7 años que dejaron un fuerte endeudamiento, una gran crisis económica, una guerra perdida y miles de muertos y desaparecidos por el terrorismo de Estado. Corrientes no estuvo exenta de la situación y sufrió cada una de estas vicisitudes.

Fue así que ese 30 de octubre en todo el país las escuelas recibieron a millones de personas que llegaron ansiosamente para dejar su voto. En Corrientes, como en todas las provincias, se iba a votar también por Gobernador.

Diez fueron las alternativas que tuvieron ese domingo 30 de octubre de 1983 los correntinos para elegir quién se sentaría en el sillón de Ferré. Cada voto iba a significar representantes al Colegio Electoral y este órgano, eliminado en la Reforma Constitucional de 1993, sería el responsable de conformar la fórmula que conduciría la provincia por 4 años.

El Partido Autonomista presentó como candidato a José Antonio Romero Feris, el Liberal a Ricardo Leconte y el Justicialista al ex gobernador Julio Romero. La UCR propuso a Armando Romero, los democristianos a Mario Marturet, mientras que Alianza Federal a Etheil Amaury Nicolini.

Humberto Barrios fue por el Partido Intransigente, Walter Grosse por el MID, León Lipschitz por el Comunista y Pablo Navajas Artaza por los demoprogresistas.

A la madrugada del día siguiente sólo hubo festejo para dos. Por un lado el Pacto Autonomista Liberal que celebró alcanzar más de la mitad de los colegiados y los radicales, que veían como Raúl Alfonsín se perfilaba para ser el próximo presidente.

Pero más allá de los ganadores, toda la ciudadanía tenía motivos para celebrar ya que en ese domingo 30 de octubre se terminó el Estado de Sitio en el que vivían desde noviembre de 1974. Además, el mayor motivo pese a las lógicas dudas que había en esos años, era que se terminaba la cruenta dictadura militar que dejó gravísimas secuelas económicas, sociales, políticas y 30 mil desaparecidos.

Pasaron 35 años de aquella jornada cívica que significó el regreso a la Democracia y a pesar de todos los problemas que hubo en este tiempo, afortunadamente no se volvió a caer en la interrupción del régimen constitucional.

 

ElLitoral