El NEA registró la inflación más alta de los últimos 13 meses y se proyectan nuevas alzas

El IPC de julio fue de 3,4 por ciento en el Nordeste, siendo más alto que la media nacional. Durante el año, los rubros servicios, salud y transporte fueron los que mayores incrementos registraron en la región. Sin embargo, consultoras advierten que las mediciones de este mes dispararán las proyecciones anuales hasta un 34%.

Con una variación de 3,4 por ciento del Índice de Precios al Consumidor (IPC), en julio el Nordeste no sólo registró una inflación por encima de la media nacional, sino también la más alta en los últimos 13 meses. El indicador ingresó en una espiral ascendente y para agosto se proyecta un crecimiento mayor.

Desde que el Indec mide la inflación por regiones, julio fue el mes con mayores registros de incrementos en los precios finales del NEA. Incluso duplica la variación de hace un año, la cual se ubicaba, entonces, en 1,3 por ciento.

En diciembre de 2017 la inflación en la región era de 2,2 por ciento, ubicándose por debajo del promedio nacional, de 3,1 por ciento. Entonces los servicios como vivienda, electricidad y agua, dispararon los valores, con un aumento de 10,4 puntos en el Nordeste.

En enero de 2018 la inflación se desaceleró a 2 puntos en el NEA y a nivel nacional, fue de 1,8 puntos. En febrero volvió a crecer, levemente, a 2,1 por ciento, manteniéndose por debajo del promedio nacional de 2,4 por ciento. El ítem comunicación fue el que más incrementos registró en la región, con 9,2 puntos.

En marzo la inflación trepó a 2,4 por ciento, con un estrepitoso aumento de 18,8 por ciento en educación, con el inicio del ciclo lectivo. A diferencia de meses anteriores, se ubicó por encima del promedio nacional que entonces fue de 2,3 por ciento.

En abril la variación de los precios continuó en alza, siendo de 2,6 por ciento para el Nordeste. Nuevamente los servicios dispararon los incrementos, con un alza de 10,3 por ciento mensual. El promedio nacional fue de 2,7 por ciento.

Con un aumento de 2,6 por ciento, la inflación en la región fue la más alta en mayo pasado en relación con otras áreas geográficas de Argentina. Esta vez no hubo un ítem que se disparó solo, sino más bien, fue el incremento leve en todos los rubros los que fueron conformando este cóctel. El mayor registro se observó en alimentos y bebidas no alcohólicas, con 3,5 puntos de variación.

Entre abril y mayo no hubo grandes modificaciones en cuanto al porcentaje de incremento, en medio del inicio de la escalada del dólar. Sin embargo, en junio, el Indec registró en la región un sorprendente 3,1 por ciento. La variación fue uno de los registros históricos más altos de la región. Aunque permanecía por debajo de un elevado 3,7 por ciento de promedio nacional. El ítem salud, con 5,4 por ciento fue el que mayor aumento contabilizó ese mes.

Sin embargo, julio superó a junio pese a los intentos del Gobierno nacional de frenar al dólar, tras la firma de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La inflación en el Nordeste fue de 3,4 por ciento, posicionándose como el mes de mayores aumentos desde que se mide el IPC por regiones, es decir desde junio de 2017. Esto es, en un lapso de 13 meses, según constan en los respectivos informes mensuales que publica el Indec, al cual accedió El Litoral.
En julio el transporte disparó los precios con una suba de 7,8 por ciento en este ítem. La media nacional, en tanto, fue una variación de 3,1 por ciento.

Proyecciones

Sin embargo, existe preocupación de que las cifras continúen en aumento. Informes nacionales aseguran que agosto será un mes difícil. La expectativa de inflación que midió la Universidad Torcuato Di Tella aumentó 3,1 puntos porcentuales en agosto respecto a julio y se ubicó en 35,3 por ciento en promedio interanual, y una proyección anual se mantiene en 30 por ciento para Capital Federal, Conurbano y el interior del país.

Algunas consultoras, como Elypsis marcan que la inflación del mes en curso podría ser la más alta del año. Incluso, podría alcanzar los 4 puntos a nivel nacional, impulsada por el alza del dólar que se traslada a la logística de producción de alimentos y por la suba en los precios de productos y servicios regulados. Allí se incorporarán los aumentos en las prepagas y en combustibles
En este sentido, vale recordar que el ítem salud fue uno de los disparadores de la inflación en junio, en el NEA. En cuanto a los combustibles, Corrientes registró un alza superior a otras provincias este mes. Incluso, hubo pedidos de informes en el Congreso de la Nación y en la Legislatura provincial ante el Ministerio de Energía y Minería de la Nación sobre estos desafasajes, que rondaban el 27,9 por ciento, en comparación con Chubut, y el 14,8 por ciento, en relación con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, respecto de los valores de YPF Infinia.

En otros aglomerados, como Buenos Aires, se contemplan subas en el transporte público y el servicio eléctrico. En la ciudad de Corrientes, en tanto, se volverán a analizar los costos del sistema de transporte, a través de una nueva reunión de la comisión del Sistema Integral de Movilidad Urbana (Simu), prevista para hoy. No se descarta que los empresarios del transporte público de pasajeros soliciten un incremento del pasaje, en medio de un debate por la quita de subsidios nacionales en el Presupuesto 2019.

Con una inflación de 4 por ciento en agosto, las proyecciones de inflación anual se elevarían a 34 por ciento, según la consultora Elypsis. Por su parte, para Ferreres & Asociados, en agosto los precios aumentarían entre 3,2 y 3,5 por ciento, aunque mantienen las cifras abiertas. Para ECO Go, la inflación anual rondaría entre 31,2 y 34 por ciento; y, para Macroview, el cálculo de proyección anual ronda el 33 por ciento, según publicó ayer Clarín.

En el Nordeste y en el país, la inflación acumulada de 2018 es de 19 por ciento, por lo que se ha roto la barrera del 15 por ciento proyectado por Nación. Meses atrás, el presidente de la Nación Mauricio Macri admitió que las proyecciones podrían alcanzar el 30 por ciento anual.