El Congreso de EE.UU. denuncia el monopolio de Google, Amazon, Facebook y Apple y promete mano dura para acabar con “el abuso”

El documento de 449 páginas surge tras una investigación de más de 15 meses en el cual aseguran que las gigantes tecnológicas operan en base a una «cuasi regulación privada que no rinde cuentas a nadie más que a ellos mismos». Como parte del informe, el personal del comité elaboró una serie de posibles cambios en la ley antimonopolio.

Un comité de la Cámara de Representantes concluyó en un informe publicado este martes que las cuatro firmas tecnológicas más grandes de Estados Unidos – Google, Apple, Facebook y Amazon (GAFA) – son «monopolios» que abusan de su posición dominante y pidieron cambios radicales en las leyes de competencia y su aplicación, lo que podría conducir a la ruptura de las compañías.

Sin embargo, el informe del Comité Judicial de la Cámara baja no logró el respaldo de sus integrantes republicanos, poniendo de relieve la división partidista, pese a sus críticas generalizadas a los gigantes tecnológicos.

El documento de 449 páginas sostiene que Amazon, Apple, Facebook y Google operan en base a una «cuasi regulación privada que no rinde cuentas a nadie más que a ellos mismos».

«Para decirlo de manera simple, las empresas que alguna vez fueron emprendimientos desfavorecidos que desafiaron el status quo, se han convertido en el tipo de monopolio que vimos por última vez en la era de los magnates del petróleo y los ferrocarriles», dice el informe.

El documento surge tras una investigación de más de 15 meses, que incluyó audiencias este año con los principales ejecutivos de las cuatro firmas, en paralelo a las investigaciones antimonopolio dirigidas por las autoridades federales y estatales.

Los presidentes del Comité Judicial, Jerrold Nadler, y del subcomité antimonopolio, David Cicilline, dijeron en un comunicado conjunto que las empresas tecnológicas «poseen un poder de mercado significativo sobre grandes sectores» de la economía del país, y que todas han «explotado su poder de mercado de manera anticompetitiva».

El informe insta al Congreso a permitir a los encargados de la aplicación de las leyes antimonopolio una mayor libertad de acción para impedir que las empresas compren a posibles rivales, algo que ahora resulta difícil.

La adquisición de Instagram por parte de Facebook en 2012 es un ejemplo. La red social en ese momento era pequeña e insignificante, pero Mark Zuckerberg de Facebook vio su potencial y señaló que estaba «construyendo redes que compiten con las nuestras» y «podría ser muy perjudicial para nosotros», según el informe.

Como parte del informe, el personal del comité elaboró una serie de posibles cambios en la ley antimonopolio.

Las sugerencias iban desde las más agresivas, como impedir que empresas como Amazon.com operen en los mercados en los que también compite, hasta las menos controvertidas, como aumentar los presupuestos de los organismos que aplican la ley antimonopolio: la División Antimonopolio del Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio.

El informe sugiere acciones que podrían conducir a divisiones en las empresas y llama a «separaciones estructurales» para prohibir a las firmas competir en plataformas en las que ya operan.

Los hallazgos se hacen eco de un creciente repudio a las empresas tecnológicas, que han aumentado sus ganancias en los últimos años a medida que extendieron su dominio en el mercado, incluso durante la pandemia de coronavirus.

Pero mientras los demócratas han repudiado la posición de mercado de las plataformas, los republicanos han criticado lo que consideran un sesgo de las empresas de Silicon Valley contra los conservadores.