El Banco Central aprobó el uso del lenguaje inclusivo

La decisión fue aprobada a través de una resolución del directorio y fue impulsada por la Gerencia de de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral, a cargo de Celeste Perosino.

El directorio del Banco Central aprobó esta tarde el uso del lenguaje inclusivo en todas sus comunicaciones, expedientes, formularios, documentación y producciones de ahora en adelante. La medida fue impulsada por la Gerencia de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral, una gerencia creada en mayo pasado y que está a cargo de la antropóloga Celeste Perosino.

La aplicación del lenguaje inclusivo deberá seguir las pautas fijadas la Guía del Banco Central de la República Argentina para una comunicación inclusiva, que fue aprobada hoy. El objetivo de esta iniciativa es que todas las producciones que realice la autoridad monetaria incorporen un lenguaje no sexista, que no reproduzca estereotipos ni situaciones de discriminación y que, además, visibilice todas las identidades. Esta decisión va en linea con la normativa que existe en el país respecto del respeto por la identidad autopercibida, que desde 2012 cuenta con el respaldo legal a través de la Ley de Identidad de Género.

Según pudo saber Ámbito, la guía aprobada está compuesta por ejemplos concretos, sugerencias y recomendaciones, ofrece opciones para nombrar colectivos y grupos, para expresar cargos y posiciones, ejemplos sobre el uso de artículos y pronombres, formas impersonales, y recomendaciones sobre el uso de imágenes.

El lenguaje inclusivo puede adoptar muchas formas. Una de las más conocidas y usadas en la actualidad -y la que mayor rechazo genera- es reemplazar la indicación de género masculino o femenino a través de la letra e. También hay otras maneras, como usar una x o un @. ¿Por qué se usa lenguaje inclusivo? Porque permite incorporar en las generalizaciones a todas las identidades y no solo a los varones. En el país ya son varias las instituciones que lo reconocen, sobre todo en algunas universidades nacionales.

La directora del BCRA Betina Stein aseguró que “la gestión del BCRA, en consonancia con el Gobierno nacional, ha asignado relevancia a la política de género y respeto hacia la diversidad». «El primer paso fue la creación de una gerencia específica en la materia. Con ese mismo objetivo, el Directorio ha aprobado la guía para una comunicación inclusiva, incorporando una herramienta eficaz, que nos permite adoptar en los textos un lenguaje inclusivo, acorde con el plexo normativo nacional e internacional vigente“, expresó a través de un comunicado.

La gerenta de Promoción de Políticas de Género aseguró que » la incorporación del lenguaje inclusivo es una pedagogía feminista de reconocimiento que impacta en la hegemonía del lenguaje sexista constructor de segregaciones, jerarquías y violencias».

«Con esta política estamos generando ámbitos de trabajo más igualitarios y previniendo violencias, especialmente, la vulneración del derecho a la identidad de género”, reflexionó Perosino.