Coronavirus: Brasil superó a China en la cantidad de personas fallecidas

En lo que fue la peor jornada que la República Federativa de Brasil transitó al momento en la pandemia por coronavirus, se registró un total diario de 474 personas fallecidas a raíz de la enfermedad.

De esta manera, el gigante del Sur alcanzó los 5.017 decesos, superando la cuenta de China de 4.633 al tiempo que, a escala global, pasó a ser el decimoprimer país con más casos confirmados (por encima de los 73.000) y el noveno con más muertos.

El presidente del país, Jair Bolsonaro, se desentendió de la crisis sanitaria, al minimizar nuevamente la pandemia y asegurar que no puede hacer «milagros» para evitar los fallecimientos.

«¿Y a mí, qué? Lo lamento. ¿Qué quieren que haga? Soy Messias, pero no hago milagros», dijo Bolsonaro haciendo referencia a su segundo nombre frente a los periodistas en el Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial.

Lo cierto es que en línea con este indicador, el costo real del coronavirus en el país sea probablemente mayor. Brasil, al igual que en buena parte de los países de la región, carece de pruebas a gran escala, punto que lleva a diferentes grupos de investigadores a estimar que el número de casos real es considerablemente más grave.

En adición a esto último, sobre finales de la semana pasada, Brasil experimentó algunos de sus mayores aumentos en casos y muertes por el coronavirus, pero la pandemia aún no ha alcanzado su punto máximo.

En forma paralela, el ministro de Salud, Nelson Teich, reconoció que hay un «agravamiento de la situación», sobre todo en ciudades con colapso en las unidades de terapia intensiva, como Manaos, capital del estado norteño Amazonas, y en la ciudad de Río de Janeiro.

«Lamento la situación que estamos pasando, nos solidarizamos con las familias que perdieron a sus seres queridos, en gran parte ancianos, pero es la vida, mañana me tocará a mí; lógicamente queremos una muerte digna y dejar una buena historia en el pasado», afirmó Bolsonaro.

«Lamentablemente es la realidad, muertes habrá, nadie negó eso», dijo el presidente, quien combatió desde el inicio las medidas de cuarentena y aislamiento social que tomaron gobernadores e intendentes.

Sus declaraciones toman lugar en medio de una tormenta política que contó con un nuevo capítulo en las últimas horas, primero con la salida del gobierno del ex juez, Sergio Moro, y luego con el anuncio del nuevo ministro de Justicia y Seguridad Pública, el abogado y pastor presbiteriano André de Almeida Mendonça.