Con el desinterés como estandarte: pocos jóvenes concurrieron a votar

Los electores de 16 y 17 años se presentaron en las escuelas acompañados de sus padres. Muy pocos afirmaron tener idea clara de los candidatos.

El domingo de elecciones nacionales se diferenció de los comicios del 29A por la incorporación en todo el país de 861.149 votantes menores de 18 años, aunque la participación del popular “voto joven” fue escasa, con el desinterés y la apatía como estandarte.

El movimiento de ciudadanos de 16 y 17 años (también podían votar los de 15 que cumplen 16 antes del 14 de noviembre) en los diversos establecimientos habilitados para sufragar en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso), creadas en el 2009 tras la aprobación de la Ley Nº 26.571 fue limitado.

En la capital correntina 7.100 jóvenes figuran empadronados y, por ende, pueden ejercer el voto voluntario, según indicaron a El Litoral fuentes del juzgado federal con competencia electoral.

En toda la provincia, ese número aumenta a 26.000 según precisó el Juez Federal, Gustavo Fresneda.

“Se incorporan 26 mil votantes más y como consecuencia de eso se incrementó un 35% las mesas”, explicó Fresneda, aunque aclaró que el número de escuelas continúa igual al de las elecciones provinciales, es decir, 348 para todo el territorio correntino.

La convocatoria de jóvenes a las escuelas y otros establecimientos acondicionados para recibir a los sufragantes fue más alta durante las primeras horas de la jornada, entre las 8 y las 10.

La gran mayoría de aquellos chicos y chicas que se presentaron a ejercer su derecho al voto, lo hicieron acompañados de al menos uno de sus padres. Con el avance de las horas, la cantidad se fue reduciendo aún más, con la presencia esporádica de algún que otro menor en las mesas.

Una de las tendencias manifestadas por las nuevas generaciones que concurrieron a los centros de votación fue el voto por tradición, en el que priman los ideales familiares.

Otros de los jóvenes consultados indicaron que concurrieron a las urnas a votar en blanco o a anular su emisión. Pese a no conocer a los candidatos o sus propuestas señalaron que “son todos iguales”.

Aunque no quisieron elegir a una figura política concreta, decidieron hacer uso de su derecho.

La tendencia descreída de la política fue también un constante en los jóvenes de 18, para quienes ya es obligatorio el voto. Una menor cantidad concurrió a las urnas con fuertes expectativas puestas en la participación democrática y el deber cívico.

“Me gusta mucho la política”, indicó Melani Denis Alvarez de 17 años, que se mostró ilusionada por su primera votación.

Indicó que leyó sobre los candidatos, siguió sus campañas en internet y la televisión y que concurrió al centro de votación con su voto ya decidido.

“Cuando entré al secundario me interesó mucho la materia formación ética y ciudadana”, relató Melani que llegó a la escuela N°402 Genaro Berón de Astrada acompañada de su madre.

La joven dijo que tiene amigos que también piensan como ella.

Todos los jóvenes consultados coincidieron en que las redes sociales fueron el lugar de mayor exposición de los candidatos, pero indicaron que solo dos o tres aparecieron constantemente en sus “inicios”, mediante publicidad paga.

Esto se contrapone con una fuerte tendencia nacional de búsqueda y acercamiento a las nuevas generaciones.

En esta línea, son múltiples los spots de campaña que se han dirigido a este rango etario, históricamente ignorado hasta la sanción de la Ley de Ciudadanía Argentina N° 26.774 en octubre del 2012, que permitió la ampliación del derecho al voto en las elecciones nacionales a los jóvenes de 16 y 17 años.

A nivel nacional, en tanto, la modificación del padrón por el voto joven implica la incorporación de 861.149 votantes nuevos de 16 y 17 años que podrán concurrir a las urnas.

Que te pareció?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
A %d blogueros les gusta esto: