El chamamé cumplió con su última noche de fiesta

La Fiesta Nacional del Chamamé se despidió con un Cocomarola en muy malas condiciones debido a la cantidad de lluvia caída. En la noche de cierre, Los de Imaguaré fueron el número central y brilló el trío Delvalle-Fernández-Galarza.

El Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola despidió el lunes a la edición 2018 de la Fiesta Nacional del Chamamé, en un predio a medio llenar y en muy malas condiciones por la cantidad de lluvia caída. El cierre fue modesto, no hubo fuegos artificiales y tampoco estuvo el gobernador Gustavo Valdés. Los de Imaguaré se convirtieron en el número central pero también se destacaron Juan Carlos Jensen, Ernestito Montiel y el Cuarteto Santa Ana, Lorena Larrea Catterino, el trío Delvalle – Fernández – Galarza y Mirian Asuad entre otros. Fue una velada que supo combinar lo más tradicional de la música del litoral con sus nuevos sonidos.

Al cierre de la Fiesta Nacional del Chamamé le faltó energía y le sobró barro. Es que la última velada no fue tal y como se la había planeado. Sucede que originalmente había sido anunciada para el domingo y el broche de oro lo debía colocar Mario Bofill, pero las lluvias del sábado obligaron a la organización a pasar esa fecha para el lunes. No obstante, los anuncios 2019 fueron realizados ese mismo domingo por lo que al día siguiente sólo había que cumplir con la grilla artística.
El lunes la música comenzó a sonar alrededor de las 20 y se apagó cerca de las 2.30 de la madrugada. El número central que era el grupo “Los de Imaguaré”, apareció en escena a la medianoche con un show imponente. Tal y como sucedió el viernes con Los Alonsitos, el conjunto mercedeño rompió con la estética que venía manteniendo la Fiesta, tanto en las gráficas que aparecían en las pantallas, como en el uso de fuegos sobre el escenario y lluvia de papelitos plateados al mejor estilo Alonsitos.
Pero más allá de que el contexto no ayudaba, puesto que el predio del Cocomarola estaba en muy malas condiciones, Los de Imaguaré se lucieron y lograron enamorar al auditorio desde el primer minuto de show. La propuesta artística comenzó con la interpretación de “La Caú” que sumó el acompañamiento de bailarines y continuó con los infaltables “Vengo a decir” y “Peregrino de la Esperanza”.
El conjunto se atrevió a proponer durante su actuación algunos temas que no son parte de sus clásicos infalibles. Así por ejemplo sonaron canciones como “Patria de la luna” y “Sangre Esquivel”. Para el final, Los de Imaguaré levantaron al auditorio con “Serenata de una muchacha”, “Río rebelde” y el esperado “Compadre que tiene el vino”. Con este último tema la multitud ovacionó a los artistas que cerraron con el emotivo “Avío del alma”.

Emblemáticos
El conjunto heredero del emblemático Cuarteto Santa Ana, fundado hace poco menos de 80 años por Isaco Abitbol y Ernesto Montiel, se presentó el lunes sobre el escenario Osvaldo Sosa Cordero y en la voz de Ernestito hizo bailar a todo el Cocomarola. El show comenzó con “Estancia San Blas” e inmediatamente siguió con “El Moncho”. Los artistas no tuvieron mucho tiempo de actuación y eso molestó al público que infructuosamente reclamó un bis con gritos y silbidos.

Poesía
Juan Carlos Jensen se presentó el lunes junto a su conjunto y, tal y como sucede cada vez que sube a un escenario, desató los aplausos y sapucay en poco tiempo. “De Pajaros y cimbras” fue el poema elegido para inaugurar su espectáculo mientras de fondo sonaba “La Calandria” tema de Isaco Abitbol, músico al que hacen referencia los versos recitados. Para el cierre sacudió al auditorio con su clásico “Que bella es la LL”.

Nuevos sonidos
La presentación del trío Delvalle – Fernández – Galarza fue claramente otro de los grandes momentos del lunes en el Cocomarola. Es que en pocos minutos estos jóvenes talentos dieron una clase magistral de música sobre el Escenario Osvaldo Sosa Cordero, donde sonaron únicamente temas propios, algo que pocos músicos se atreven a realizar. La primera canción fue “Plan de vuelo” perteneciente a Tito Gómez y Rodrigo Galarza, la segunda “Camino al río” de Billy Fernández y cerraron con “Carta a Tito” de Pablo Delvalle. El trío es parte de una camada de nuevos chamameceros que sin miedo a los cuestionamientos del sector más purista del género, vienen realizando notables aportes a la música del litoral.
Voz femenina
Entrada la madrugada fue el turno de Lorena Larrea Catterino, una de las grandes voces femeninas del chamamé. Como viene haciendo desde hace algunos años, la artista eligió comenzar su presentación cantando desde la platea para finalizar sobre el escenario. Su repertorio estuvo cargado de clásicos chamameceros bien festivaleros. Con eso y una voz privilegiada Lorena consiguió mantener alta la vara artística de la última noche chamamecera.
El broche de oro de la “Experiencia Chamamé” fue promediando las 2.30 y estuvo a cargo del grupo Añoranza que se despidió con “Para Volver a soñar”. La Edición 2019 se titulará “Chamamé de la Humanidad” y será del 11 al 20 de enero.

 

Por Verónica Echezárraga para ElLitoral

Que te pareció?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
A %d blogueros les gusta esto: