Boca y River rompieron el mercado: los súper equipos que armaron para ganar la Copa

Los dos clubes más poderosos gastaron millones y sumaron a estrellas. El objetivo de ambos es levantar la Libertadores.

Hacía tiempo que los dos equipos más poderosos del fútbol argentino no demostraban esa diferencia con tanta claridad en un mercado de pases. Boca y River decidieron hacer uso de sus billeteras. No se guardaron nada. Ya tienen lo que querían y encima van por más.

Lo ocurrido este martes fue el mejor ejemplo de cómo se posicionan los dos más grandes pensando en lo que viene. Carlos Tevez fue presentado en Boca y avisó que volvía con el sueño de ganar la Copa Libertadores. Un rato más tarde, Lucas Pratto se convertía oficialmente en jugador de River y declaraba lo mismo.

Será un 2018 con obligaciones. Lo saben. Boca viene de un año que lo tuvo en la cima del campeonato por tiempo completo. Su objetivo entonces será priorizar el certamen internacional que siempre lo seduce y mantener el ritmo en la recta final de la Superliga.

A River el campeonato local le quedó muy lejos tras un segundo semestre de 2017 para el olvido. Está 17° y a 15 puntos de su clásico rival. Si bien buscará levantar la performance para al menos entrar en los puestos de clasificación a las Copas su foco estará puesto también en la Libertadores. Y en este proyecto integral con juveniles que quiere desarrollar Marcelo Gallardo a largo plazo.

Para los hinchas no habrá plazos largos. El domingo 21 de enero en Mar del Plata llegará el primer gran examen en el Superclásico de verano. Será un aperitivo para el choque del 14 de marzo cuando Boca y River jueguen la Supercopa Argentina y definan quién es el primero en gritar campeón en 2018.

Refuerzos de jerarquía

La puesta a punto se dio a pedir de los entrenadores. Guillermo Barros Schelotto ya tiene en el plantel que se entrena en Cardales a cuatro refuerzos: dos delanteros, Carlos Tevez y Ramón “Wanchope” Abila, y dos laterales, Julio Buffarini y Emmanuel Mas.

Para cerrar el mercado de pases de la mejor manera buscará abrochar al paraguayo Gustavo Gómez, el zaguero que el Mellizo dirigió en Lanús y que no tiene lugar en el Milan.

En River, Gallardo recibió el año con la noticia que esperaba hace años: Pratto se pondrá la banda roja. Y también celebra la llegada de Franco Armani, un arquero de experiencia que viene a ocupar un puesto que nadie supo llenar desde la salida de Marcelo Barovero.

Pero el millonario no se quedará en esos dos nombres. Está a punto de sumar a Silvio Romero, otro delantero del gusto del entrenador que no será tenido en cuenta en el América de México, y también irán a la carga por Lucas Zelarayan, que podría llegar a préstamo desde Tigres.

Dos equipos para soñar

A la hora de la verdad, tanto el Muñeco como el Mellizo deberán saber administrar en la abundancia para plasmar en un buen equipo la riqueza con la que cuentan en sus planteles.

Tanto Boca como River ya tienen la base armada. En el equipo de la Ribera, Agustín Rossi se ganó la confianza en el arco, Paolo Goltz es el mariscal de la defensa y Wilmar Barrios es indiscutible en el medio. También será una fija Cristian Pavón. A ellos deben ir acoplándose los refuerzos.

La lesión de Darío Benedetto le dejó el puesto de centrodelantero servido a Wanchope. ¿Y dónde jugará Tevez? ¿Qué pasará con Edwin Cardona y con Pablo Pérez? ¿Fabra perderá el puesto con Mas? ¿Cambiará el esquema de acuerdo al rival? Son preguntas que se irán respondiendo con el correr de los partidos.

En River la columna vertebral terminó 2017 malherida. Por eso Armani se pondrá los guantes enseguida para ofrecer seguridad desde el fondo y Pratto será la referencia en el área de enfrente para asociarse con Nacho Scocco.

El déficit el equipo de Gallardo en el último semestre fue la defensa. Maidana ya no lucía como el caudillo que supo ser y Javier Pinola no ofreció las soluciones esperadas.

El que aprobó el examen con creces fue Enzo Pérez, quien volverá a marcar el ritmo en el mediocampo junto a Leo Ponzio y a Nacho Fernández. ¿Jugará con un tridente ofensivo si llega Silvio Romero? ¿Dónde ubicará al Pity Martínez?

Las cartas empiezan a aparecer sobre la mesa. Como siempre, Boca y RIver contarán con las mejores del mazo. Más que nunca hicieron uso de su poderío y salieron a romper el mercado para pensar en grande. Los dos tienen el mismo objetivo: la Copa Libertadores. ¿Quién lo logrará?

Que te pareció?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
A %d blogueros les gusta esto: