Alerta de la OMS: Beber alcohol no mata el coronavirus

La mentira de que el alcohol cura el coronavirus se ha extendido por el mundo, se ha convertido en un cóctel letal y en un grave problema de salud pública en algunos países.

En este contexto es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió este miércoles una alerta con respecto al consumo de este tipo de bebidas en medio de la crisis sanitaria causada por el COVID-19 y desmintió que sirva para prevenir la enfermedad.

La situación más grave ha ocurrido en Irán, donde más de 1.000 personas resultaron intoxicadas tras beber alcohol industrial y de las que cerca de 200 murieron por creer que así evitarían contagiarse.

En Irán, desde el triunfo de la Revolución Islámica de 1979, está prohibido el consumo de alcohol, pero se pueden encontrar bebidas importadas de contrabando o de fabricación casera.

También en Turquía murieron veinte personas en circunstancias parecidas y otras 17 en una región apartada de Perú, donde los asistentes a un funeral tomaron licor adulterado creyendo que así se protegían del coronavirus, una falsedad que también había llegado a sus oídos.

«El miedo y la desinformación han generado el peligroso mito de que consumir alcohol de alta graduación puede matar el COVID-19, lo que no es cierto», aseveró la OMS.

Explicó que el consumo de cualquier tipo de alcohol representa un riesgo para la salud, pero que si se trata de etanol, particularmente si ha sido adulterado con metanol, entonces la consecuencia para la salud puede ser muy grave y se puede llegar a morir.

Más allá del alcohol adulterado, la OMS recordó que el consumo de este producto está asociado a una amplia gama de enfermedades crónicas y desórdenes mentales.