Alberto Fernández descartó las cuasimonedas y apoyó el impuesto a fortunas

El presidente Alberto Fernández reconoció que la pandemia de coronavirus provocará “muchas pérdidas económicas” en la Argentina y que varios gobernadores enfrentan problemas para pagar los salarios. Sin embargo, descartó por completo la posibilidad de emitir cuasimonedas.

“Sabemos del deterioro económico. La preocupación es la salud, pero también nos ocupamos de la economía, manteniendo los puestos de trabajo. Sabemos que habrá muchas pérdidas económicas, pero esto no debe de ningún modo tapar la cuestión sanitaria”, sostuvo.

Además, el presidente de la Argentina dijo preferir que «una empresa esté cerrada por cuarentena y no porque todos se contagiaron. Ya vamos a tener tiempo de hablar de economía. Ahora hay que evitar que la pandemia se expanda».

“Las cuasimonedas están desterradas en Argentina, fueron una emergencia que tuvo que ver con la crisis de la convertibilidad. Nosotros ahora tenemos que ser cuidadosos”, señaló el Jefe de Estado.

Sobre el impuesto a las grandes fortunas, el presidente defendió la iniciativa, al recordar que sería por única vez y afectaría a un “universo muy chico”. “Estamos hablando de 11.000 personas que entre todas tienen alrededor de 1.300 millones de dólares. Y a esas personas el Estado les estaría pidiendo un auxilio excepcional. No creo que sea violatorio en términos constitucionales, ni de ninguna norma”, sostuvo.

El Presidente reconoció la emergencia y el esfuerzo para que “la economía no se caiga”. Admitió que existen dificultades para afrontar el pago de sueldos en el Estado y ratificó un envío de $120.000 millones a los gobernadores en medio de la delicada situación económica en las provincias.

“Debemos intentar hacer un nuevo pacto federal que nos permita distribuir la riqueza y las posibilidades de desarrollo de manera más equitativa», señaló.

A un mes del inicio de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, el jefe de Estado reconoció que «no se puede llevar adelante la cuarentena y hacer crecer la economía».

«Tenemos cálculos de deterioro de la economía y sabemos cuál es el deterioro mensual en nuestro PBI que la cuarentena genera, pero ahora no tenemos que ocuparnos de eso», señaló.

Dijo que el Estado debe «ver cómo seguimos con la cuarentena y poner en marcha algunas actividades, y que el costo fiscal no se convierta en un problema de futuro»​.

“No sirve apurar las cosas. Prefiero que una empresa no esté produciendo porque sus empleados están en cuarentena y no porque sus empleados se contagiaron”, insistió.