A los piedrazos, manifestantes atacaron el Congreso por la votación sobre el acuerdo con el FMI

Los piedrazos impactaron en las ventanas del despacho de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Como parte del operativo, las fuerzas de seguridad pudieron detener a algunos manifestantes que fueron vistos mientras arrojaban piedras al Congreso y contra los efectivos.

En medio de la sesión en la Cámara de Diputados por el debate del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), manifestantes comenzaron a atacar el Congreso de la Nación.

Los piedrazos impactaron en las ventanas del despacho de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, así como también en las oficinas de otros legisladores influyentes en ambas cámaras.

Además de arrojar piedras y cascotes, los manifestantes encendieron varios neumáticos y los cestos de basura de la Ciudad de Buenos Aires. De igual forma, la preocupación creció frente al Congreso cuando comenzaron a escucharse las primeras detonaciones e, incluso, habrían arrojado una bomba molotov a un camión que se encontraba en las inmediaciones del edificio legislativo.

Cerca de las 15:00 horas de este jueves 10 de marzo, la protesta frente al Congreso se salió de control cuando decenas de personas comenzaron a destruir la vereda de las inmediaciones del edificio legislativo y comenzaron a lanzar piedras contra las oficinas.

Diputados trata en sesión especial el acuerdo con el FMI

A pesar de que la movilización fue impulsada por algunas agrupaciones sociales, las columnas comenzaron a retroceder minutos después de que iniciaran los actos de violencia contra el Congreso.

Mientras tanto, los diputados continúan en sesión dentro del recinto para terminar de definir el futuro del acuerdo con el FMI y que el entendimiento pueda pasar al Senado para obtener su aprobación final.

El accionar policial y los primeros detenidos

Media hora después de que comenzaran los disturbios, los efectivos policiales se desplegaron para contener la situación, pero los manifestantes continúaron con su acometida. Por esto mismo, infantería abrió fuego con balas de goma contra los manifestantes.

Por esto mismo, infantería abrió fuego con balas de goma contra los manifestantes. Sin embargo, tiempo después debieron comenzar a recoger los casquillos de las detonaciones.

Frente a la resistencia de los violentos, la Policía de la Ciudad comenzó a prepararse con gases lacrimógenos y camiones hidrantes.

Gracias al trabajo de los efectivos, la columna de atacantes se replegó hacia la Avenida 9 de Julio, por lo que un cuerpo de efectivos se trasladó hacia allí para evitar futuros ataques contra otros organismos públicos.

Como parte del operativo, las fuerzas de seguridad pudieron detener a algunos manifestantes que fueron vistos mientras arrojaban piedras al Congreso y contra los efectivos.

A %d blogueros les gusta esto: